Tengo muy desatendido mi blog. Me gusta mucho escribir pero la pereza me gana. Qué bueno que Abel B. siempre dice cosas que considero acertadas. Es más, las escribiría yo misma si me diera el cuero.

El blog de Abel

Estos párrafos los escribí como introducción a un artículo de Sami Naïr que publicamos hoy en AgendAR. Pasa que el franco argelino piensa, naturalmente, desde Europa. Yo pienso desde aquí, y comparto en este politizado blog.

«Hay dos formas de encarar lo que está pasando en el mundo que se pueden descartar por ingenuas. Una, es creer que el coronavirus va a cambiar, mágicamente, las realidades del poder, económico o político, en el mundo. Dos ejemplos de lo que decimos: aunque casi todas las economías nacionales sufren una brutal recesión, no hay, hasta ahora, una «ola de defaults». Las deudas se renegocian, más o menos como antes de la pandemia. Nuestro ministro de economía se está enfrentando a ese dato.

Otro: Bolsonaro, por todo el desastroso manejo que ha hecho de la situación sanitaria en Brasil, y el rechazo que despierta en importantes sectores en su país y en…

Ver la entrada original 88 palabras más