Siempre expresa con rigurosa certeza los pensamientos que se ajustan en minucioso entretejido al sentimiento más profundamente arraigado en el corazón de nuestro pueblo. Y con “nuestro” pueblo me refiero a los que están tanto de un lado como del otro de la cancha. Debo suponer que en ambos campos hay personas con corazón.

Crónicas del Nuevo Siglo

Luego de sufrir más de cincuenta años de un largo ciclo de gobiernos militares surgidos de golpes de estado (desde 1930 a 1982), seguidos por gobiernos civiles que volverían a ser derrocados por golpes de estado, las elecciones, la democracia “representativa”, la administración de “Justicia”, se convirtieron en el objeto del deseo, en el punto de llegada de las luchas sociales; pero no por eso cambiaron su carácter de instrumento de dominación.

Cómo un dogma inapelable, el domingo pasado, políticos de todos los signos, repetían como un karma que se estaba viviendo “la fiesta de la democracia”, que lo importante es votar –gane quien gane- o como dijo el Ministro De Pedro: “Cuando tuve que votar, me emocioné porque me acordé que llevamos 38 años ininterrumpidos de democracia. Eso refleja que aprendimos del pasado.”

Desde hace años disentimos con esta afirmación, por lo menos ingenua aunque seguro equivocada: lo que…

Ver la entrada original 1.221 palabras más