Etiquetas

Me gusta leer, leer y leer.

Me gusta leer, leer y leer.

Aldonza Lorenzo en «El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha» de Miguel de Cervantes.

“Limpias, pues, sus armas, hecho del morrión celada, puesto nombre a su rocín y confirmándoselo a sí mismo, se dio a entender que no le faltaba otra cosa sino buscar una dama de quien enamorarse; porque el caballero andante sin amores era árbol sin hojas y sin fruto y cuerpo sin alma. (…) Y fue, a lo que se cree , que en un lugar cerca del suyo había una moza labradora de muy buen parecer, de quien él un tiempo anduvo enamorado, aunque, según se entiende, ella jamás lo supo, ni le dio cata dello. Llamábase Aldonza Lorenzo, y a ésta le pareció ser bien darle título de señora de sus pensamientos, y, buscándole nombre que no desdijese mucho del suyo y que tirase y se encaminase al de princesa y gran señora, vino a llamarla Dulcinea del Toboso, porque era natural del Toboso; nombre, a su parecer, músico y peregrino y significativo, como todos los demás que a él y a sus cosas había puesto.”